Jan Jambon, Ministro-Presidente de Flandes, se enfrenta a una presión política debido a un caso de brutalidad policial.

El suceso de brutalidad policial ocurrió en el año 2018, cuando Jambon era Ministro del Interior, y por ende responsable de la policía belga.

El caso

En el año 2018, un ciudadano eslovako, Jozef Chovanec  murió, luego de haber sido puesto en custodia en el aeropuerto de Charleroi, después de causar disturbios en su vuelo.

La semana pasada, salieron a la luz imágenes que corresponden a filmaciones en CCTV de la celda policial y se puede ver a un oficial de la policía belga conteniendo al detenido, mientras otros agentes lo sujetaban con una manta en su cabeza, mientras el oficial se sentó sobre él durante 16 minutos.  

Las imágenes provocaron la indignación pública, luego de su transmisión a través de los medios de comunicación belga, tanto en Eslovaquia como en Bélgica, ya que mostraban a varios oficiales riendo durante el incidente, mientras que otro parecía dar un saludo nazi.

Jambon inicialmente negó que supiera del caso cuando era responsable de la policía belga, pero el actual ministro del Interior, Pieter De Crem, testificó en el parlamento belga que el gabinete de Jambon se enteró del incidente solo unos días después de que sucedió.

Hasta ahora, nadie ha pedido públicamente la dimisión de Jambon antes de que tenga la oportunidad de defenderse.

Desde entonces, también han surgido correos electrónicos sobre la muerte entre la policía del aeropuerto y el gabinete de Jambon, así como informes sobre una reunión entre el embajador eslovaco y el gabinete de Jambon.

Sin embargo, todavía no está claro si a Jambon se le informó personalmente del incidente o si sus empleados simplemente decidieron no pasarle la información.  La comunicación es tan importante como la que tienes con el cerrajero al momento de solicitar asesoría para tu hogar.

El ministro de Relaciones Exteriores eslovaco, Ivan Korčok, ha expresado su «conmoción» por las imágenes de CCTV que muestran «la brutalidad» de la policía belga contra el ciudadano eslovaco.

«Como todo el público eslovaco, me sorprendieron las imágenes publicadas por los medios belgas y la brutalidad que la policía belga infligió a nuestro ciudadano Jozef Chovanec en una celda en 2018», dijo Korčok, agregando que su ministerio ha estado en contacto con las autoridades belgas en Bruselas.

El Ministro de Relaciones Exteriores, Ivan Korčok dijo que las autoridades belgas deben ser conscientes de la gravedad y urgencia del asunto, y «todo este escandaloso caso será investigado a fondo».

El video también provocó indignación pública en Bélgica, y el parlamento discutirá el asunto en una reunión la próxima semana. Tanto los ministros de Justicia como del Interior han pedido una investigación exhaustiva.

De hecho, no es la primera vez que los tribunales europeos condenan el uso ilegal de la fuerza y ​​la impunidad policial en casos que involucran a Bélgica.

Estos casos muestran que el uso ilegal de la fuerza (por motivos raciales en uno de los casos) y la forma complaciente en que algunos jueces tratan estos casos son problemas continuos en Bélgica. Es hora de que el Estado ponga fin a la impunidad de quienes dañan a la fuerza policial, mediante la implementación de medidas concretas, incluyendo medidas regulatorias y capacitación de policías y jueces.