Cuando se habla de vacaciones, por lo general Flandes puede llegar a tu mente como una primera opción.

Bruselas, Amberes, Gante, entre otros sitios que son excelente para ir a disfrutar de tus merecidas vacaciones, es una región flamenca que está llena de pequeños tesoros a poca distancia de las grandes ciudades.

Hermosos pueblos, tan encantadores que parecen de un cuento de hadas, ideales para viajar en familia y disfrutar actividades como pasear en bicicleta, debido a que son pequeñas localidades de zonas verdes, y terrenos llanos.

Conoce algunos de los lugares que debes conocer, al viajar a Flandes, y poder disfrutar de toda su belleza natural.

Sint-Martens-Latem

Es una colorida localidad cercana a la cuidad de Gante, se encuentra situada a orillas del río Leie y es conocido como el pueblo de artistas más fascinante de Flandes.

A inicio del siglo XX, una gran cantidad de artistas empezaron a establecerse a orillas del río, un lugar donde encontraron inspiración con el cautivador y colorido paisaje, especialmente para los amantes de la naturaleza.

En sus cercanías, aparte de apreciar sus encantadores bosques, cuentan con casas de campo, alamedas, lagunas y algunos de los mejores restaurantes de Flandes Oriental, es considerado uno de los sitios más bonitos y románticos de Flandes.

Lier

Esta apacible ciudad se encuentra a 19 kilómetros al sur de Amberes, repleto de románticos canales, se destaca por su beaterio que es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y su “Lierse Vlaaike”.

Imposible salir sin probar su reconocido oficialmente como plato regional. Una receta centenaria, que trata de un pastelito hecho a base de sirope y especias, una delicia que no puedes perderte.

Tampoco podrás evitar hacer una caminata por la Torre de Zimmer, la Iglesia Grande o el Puerto de Prisioneros, ir de visita a la Plaza Mayor o Grote Markt, el campanario del XIV, y recuerda probar la Caves, la cerveza típica de Lier.

Damme

Este pequeño pueblo que se ubica a pocos kilómetros de Brujas, es la cuna del legendario héroe belga Tijl Uilenspiegel, preserva monumentos, como el museo dedicado a este caballero andante que lucho contra la ocupación española.

La bellísima Iglesia de Nuestra Señora, cuenta con una torre cuadrada que data de 1210, sus apacibles calles se convierte en el lugar perfecto para escapar de la afluencia turística de la vecina Brujas.

Se recomienda para salir desde Brujas en recorrido familiar, ya que pasa por un canal que en el cual podrás ver el molino de viento de Damme, es un terreno llano muy seguro, pero no como la seguridad que ofrece el cerrajero con sus sistemas de protección, es que no presenta ninguna dificultad para los niños que deseen acompañar a sus padres en bicicletas.

Leuven-Dijle

Fantástico canal situado entre Lovaina y Malinas, mediante los meses de verano y en fechas específicas entre mayo, junio y septiembre, coordinan excursiones guiadas en barco que cubren el trayecto por el canal.

Aunque esta placentera excursión también puede ser realizada en bicicleta, una actividad indicada para familias activas.

Si deseas descubrir más rincones, puedes dar un paseo a la Grote Markt, la plaza principal, admirando como los flamencos se han esmerado a lo largo de los años en organizar y decorar estas plazas.

La Catedral de San Romualdo que data del siglo XIII, es muy bella a pesar que aun falta mucho tiempo para poder terminarla.