La Región Flamenca de Bélgica o mejor conocida como Flandes, es una de las regiones que componen Bélgica, tiene una superficie de 13.522 Km2 y una población de aproximadamente 6.552.000 habitantes, más de la mitad de la población Belga.

Al norte de Flandes se encuentran los Países Bajos y el Mar del Norte, al Sur está Francia y la Región de Valonia, al este los Países Bajos y Alemania.

Sin embargo, su historia ha sido muy accidentada, con guerras  e invasiones. Pero con el paso del tiempo, Flandes ha logrado convertirse en el centro de la mayor riqueza nacional de Bélgica, y destaca en el área industrial y comercial.

Pero luego de la independencia de Cataluña, atrae la atención que con las condiciones de Flandes, sus movimientos independentistas no se han concretado.

Breve historia de Flandes

Flandes fue creado el año 892, pero cuando pasaron a dominio francés en el siglo XII dC quedó dividido y algunas partes quedaron al poder del condado Henao en 1191.

Sin embargo, para el año 1384, toda la zona pasó al poder de los Duques de Borgoña. Y hasta el momento de la independencia de Bélgica en el año 1830, Flandes siempre estuvo bajo la influencia española.

Pero Flandes nunca se sintió integrada a Bélgica, principalmente por la diferencia lingüística, esto fue un problema hasta el punto de que en la Primera Guerra Mundial los soldados no comprendían las órdenes de los oficiales de la burguesía.

Avances de la independencia de la región

Entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial se presentaron dos movimientos con la meta de lograr una Flandes independiente. El primero fue Verdinaso en 1931 y el segundo La Liga Nacional Flamenco, Vlaams National Verbond en 1933.

Ambos movimientos ayudaron mucho en el movimiento nazi, por tal motivo, al culminar la Segunda Guerra Mundial, todos los responsables fueron encarcelados.

Posteriormente, en el año 1954 surge Volksunie, un partido político que combinaba tendencias separatistas y federalistas, sin embargo fue desmantelada en el año 2001.

Para el año 1980 obtuvo un grado de autonomía con su Consejo Flamenco que pasó a ser un Parlamento en el año 2005. Y con el paso del tiempo, el Parlamento ha obtenido mayor autonomía.

Luego, en el 2004 hasta el 2008, surge un segundo partido en Flandes, éste fue bastante populista de derechas, pero no cumplió con las expectativas de los flamencos.

Posteriormente, en el 2010 aparece N-VA en escena, con su líder Bart De Wever., quien fue elegido senador, y llevó al país a una crisis política, hasta el punto de que Bélgica duró 541 días sin gobierno por desacuerdos entre partidos.

Y en el 2014, se formó un gobierno a través de elecciones, conformado por un partido francófono y dos flamencos, quienes aún están en el poder.

Actualidad

Bélgica está dirigida por una organización política que apuesta a la desintegración, y aunque el N-VA, el partido con mayor popularidad, es defensor de confederación, le atrae la idea de una separación de la zona francófona de Bélgica.

Vale hacer énfasis en que la región de Flandes ha demostrado su independencia económica e industrial, desde hace muchos años, por lo que éste cambio no afectaría su estabilidad.