En Bélgica deciden tomar medidas drásticas contra los médicos que cuestionan la vacuna contra el Coronavirus.

La Orden de Médicos, la organización profesional de médicos belgas, está tomando medidas contra los médicos que cuestionan la eficacia de la vacuna corona. Varios médicos han sembrado dudas en las redes sociales y la Orden está tomando medidas porque esto es malo para la batalla contra Corona.

Estas medidas serán tomadas contra aquellos médicos que se han dedicado a difundir teorías infundadas e información inexacta. Afortunadamente, solo una minoría de los médicos belgas se ven afectados por estos pensamientos, aunque a través de las redes sociales pueden causar mucho daño.

Pero el vicepresidente de la Orden de Médicos de Bégica, Michel Deneyer, ha demostrado su descontento expresando que, debido a ese grupo de médicos, jamás la población podrá librarse del coronavirus, debido a las dudas que han influenciado haciendo que la gente dude en colocarse la vacuna.

En la actualidad, los procedimientos de emergencia solo se han desatado contra un puñado de médicos. Corren el riesgo de ser suspendidos y no poder trabajar.

Se les ha prohibido trabajar, y por ende no están recibiendo dinero.  Es una sanción muy severa que les afectará a futuro, ya que pierden clientes que por necesidad van a otro médico que sí esté trabajando.

El vicepresidente de la Orden cree que el público en general debe estar protegido contra tales ideas: «Debemos actuar para apoyar a todos los trabajadores de atención que estuvieron en la primera línea durante la pandemia, así como a los que dieron su vida».

Mueren 14 personas tras vacunarse

Uno de los problemas que se han presentado y que ha generado tantas dudas entre la población fue la muerte de 14 personas tras haber recibido la vacuna contra el coronavirus.

Todos los pacientes tenían más de 70 años y cinco más de 90, reportó el Brussels Times. No se han dado a conocer más detalles de las personas que murieron.

La Agencia Federal de Medicamentos y Productos de Salud, ha dicho que las muertes no parecen tener ningún cuadro clínico común y las muertes ocurrieron después de un período de tiempo variable, no inmediatamente después de la vacuna, y que no habían encontrado ninguna relación entre las vacunas y las muertes.

Segunda fase de vacunación

La segunda fase del programa belga de vacunación contra la COVID-19 ya está en marcha, con un despliegue en las residencias de ancianos. Sin embargo, las autoridades sanitarias han observado un especial escepticismo a las vacunas entre la población.

Todo el mundo está muy pendiente de aquellos que ya han recibido su dosis de la vacuna, a la expectativa de qué sucede con esas personas, mayormente por los titulares de las noticias en varias partes donde se ha ligado a la muerte con el haber recibido la vacuna.  

Sin embargo, las investigaciones en casos de Alemania, España, Estados Unidos, Noruega, Bélgica y Perú, y encontró que en todos ellos los expertos no pudieron encontrar vínculos causales entre la vacunación y las muertes.

Hasta el viernes, se han administrado al menos 37 millones de vacunas contra el coronavirus en estos países, según el rastreador global de vacunas de Bloomberg. En esos países, el número total de muertes notificadas que se han producido después de la vacunación es inferior a 250. Como los datos de Estados Unidos incluyen información enviada por los usuarios, al menos 181 de estos casos no se han verificado de forma independiente.